¡Eres único, atrévete a vivir tu propia vida!

Está nevando. Levanta los ojos de la pantalla y mira al cielo. Millones de copos de nieve se abren paso hasta el suelo. ¡Es tan hermoso! Esta belleza viene dada por el espectáculo en el cielo, pero también por el escenario que se forma ante nuestros ojos. Una imagen tan simple, pero tan sugerente de lo que sucede con nuestras vidas. Miles y miles de millones de personas nacen en la tierra, viven en un lugar y por un período de tiempo limitado, mezclándose con otros, como copos de nieve.

Tal vez haya momentos en los que te preguntes a ti mismo cuál es el propósito de tu vida y tal vez a veces no puedas encontrar una respuesta satisfactoria, pero recuerda los copos de nieve. Ni siquiera dos de ellos son iguales. Lo mismo ocurre con nosotros. ¡Todos somos diferentes! Cada uno de nosotros es único en la forma de expresarse, en la forma de reaccionar, en nuestra personalidad, pensamientos, sentimientos. ¡Tú eres único! No hay nadie en este mundo que pueda reemplazarte. ¿Entiendes que tu lugar es tuyo con un propósito? Si pudieras ver a toda la gente que ha vivido en esta tierra, no podrías encontrar dos personas iguales, dos vidas idénticas.

Ser único significa ser consciente de que este mundo sería diferente si no hubieras nacido. Tus padres habrían vivido de forma diferente, la gente con la que has estado interactuando hasta ahora habría sido diferente sin conocerte. Si no estuvieras en este mundo, una pequeña parte del mismo se habría visto diferente. Con cada uno de nosotros — nuestro pequeño grupo de amigos, nuestro equipo en el trabajo, la familia, los miembros de la iglesia, la sociedad está cambiando. Aportamos nuestra contribución única a lo que la vida significa en su conjunto, y cuando la vida termina para cualquiera de nosotros, el mundo se ve privado. ¿Puedes entender lo valioso que eres?

La Biblia habla del profeta Jeremías, a quien Dios le dijo las siguientes palabras impresionantes: " Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones" (Jeremías 1:5). ¿Cuál es el mensaje aquí? Que incluso antes de nuestro nacimiento, Dios tenía un plan para nosotros. Un plan que destaca nuestra singularidad. La unicidad significa valor. Un valor que proviene de la grandeza de Aquel que nos creó. Eres una obra maestra del Artista. Cuando llegó el momento de elegir un patrón para su creación, se eligió a sí mismo: "Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó" (Génesis 1:27).

¿Estás listo para empezar a apreciar tu singularidad? Tu carácter, creencias, valores, actitudes y habilidades te hacen incomparable. Vive tu vida como si fuera una obra maestra, no una copia barata. Además, ¡mira a la gente a tu alrededor con la misma perspectiva! Cuando veas a los demás como una obra maestra, redescubrirás lo que significan el respeto, la aceptación, la empatía y el amor. ¡Comprender la singularidad significa ser diferente! ¡No tengas miedo de sobresalir haciendo cosas únicas! A veces, ser diferente tiene una connotación negativa, da la impresión de estar contra el sistema, contra la mayoría, contra las tendencias y esta es la razón por la que la mentalidad de manada nos lleva en un constante esfuerzo por conformarnos, por ser como todos los demás. Pero ser único y diferente significa coraje, significa tomar riesgos dentro de los límites de la ética y la moralidad.

Empezó a nevar de nuevo... esta vez también, los copos de nieve son diferentes. Obsérvenlos cuidadosamente. Hay muchos, pero son únicos. ¡Somos muchos, pero somos únicos!

¡Atrévete a ser diferente!

Rate the article

Today you are the teacher!

add your opinion

By adding a comment you agree with the terms of use and privacy policy of YouthAlive Portal.