¿Por qué Dios no responde a nuestras oraciones de la manera que queremos?

A menudo se le aconseja orar y, cuando te atreves a pedir algo a Dios, esperas su respuesta. Y esperas, pero esta espera a veces puede ser agonizante. Es difícil esperar cuando no estás seguro del resultado. Sería mucho más fácil si supieras que algo bueno va a suceder o si recibieras al menos una señal de aliento de Dios para seguir esperando. O un consuelo para seguir orando. Pero a menudo Dios permanece en silencio cuando esperas su respuesta. No tienes idea de si Él alguna vez contestará tu oración y te sientes desanimado.

"¿Cuánto tiempo me olvidarás, Señor? ¿Para siempre? ¿Hasta cuándo ocultarás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo tendré consejo en mi alma, teniendo dolor en mi corazón diariamente? ¿Hasta cuándo mi enemigo será exaltado sobre mí?" (Salmo 13:1-2). Estas son preguntas que muchos personajes bíblicos se han hecho, y probablemente tú también te las has hecho muchas veces. Si supieras que Dios va a responder a la oración con un "Sí", sería diferente, pero sin tal seguridad, incluso un "No" se siente más fácil que "ESPERAR".

Hace algún tiempo busqué en la Biblia una promesa que me ayudara en medio de un momento difícil mientras esperaba una respuesta. Algo que me diera esperanza. Encontré este versículo sobre Abraham: "No titubeó ante la promesa de Dios por la incredulidad, sino que se mantuvo firme en la fe, dando gloria a Dios, y estando plenamente convencido de que lo que había prometido, también podía cumplirlo" (Romanos 4:20-21).

Aunque admiraba la fe de Abraham, sentía que este ejemplo era un poco injusto. Por supuesto que Abraham nunca dudó. Tenía una palabra directa de Dios. Si tuviera una promesa directa de Dios, una garantía de su respuesta, entonces estaría dispuesto a esperar. Abraham podía esperar porque sabía que obtendría lo que pedía. Así que, decidí pedirle a Dios una señal. No obtuve nada. No hubo confirmación. Sólo silencio durante mucho tiempo... y, al final, la respuesta de Dios fue "No".

Al principio, la espera parecía injusta e irrazonable. Traté de entender esos años aparentemente desperdiciados. ¿Por qué Dios no me respondió?

Con el paso del tiempo, comprendí el significado de la fe en las promesas de Dios y así también entendí la historia de Abraham. La fe de Abraham no fue el resultado de la promesa de Dios. Su fe estaba profundamente anclada en el que hizo la promesa – ¡Dios! Su fe no estaba en lo que Dios hizo por él, sino en Dios mismo, que es la razón por la que Abraham estaba dispuesto a esperar. Podía hacer cualquier cosa que Dios le pidiera – no temía las consecuencias. La espera de Abraham fortaleció su fe. Abraham confiaba en que Dios le ofrecería todo lo que necesitara.

Necesitas tener la misma seguridad que Abraham: que Dios te dará todo lo que necesites, en el momento adecuado. Cuando no te concentres en el resultado, entenderás la espera de manera diferente.

Tal vez Dios no responde por las mismas razones que dejó esperar a Abraham. Para fortalecer su fe, para que responda a su voz y para desarrollar una profunda relación con Él.

¡No pierdas la esperanza!

Esperar no es sólo lo que obtienes al final, ¡sino en quién te conviertes durante este proceso!

Rate the article

Today you are the teacher!

add your opinion

By adding a comment you agree with the terms of use and privacy policy of YouthAlive Portal.

related articles